Expulsan a hermanas de un avión y no llegan a tiempo para despedirse de su padre moribundo

Debbie Hartman y Trisha Baker abordaron el avión de Allegiant Air en Sanford, Florida, con la esperanza de poder despedirse del padre de ambas, gravemente enfermo.

El hombre estaba recibiendo cuidados terminales en Ashville, Carolina del Norte, pero sus hijas no alcanzaron a verlo con vida: fueron expulsadas del avión por una azafata.

Baker contó a la prensa en Orlando que mientras el avión estaba esperando para salir de la pista, Hartman recibió un mensaje de texto diciéndole que a su padre sólo le quedaban horas de vida.

“No sabía si mi hermana estaba recibiendo el mismo texto y (yo) estaba pensando, ‘tengo que volver y decirle’”, dijo Baker. Se levantó para hablar con ella, pero una azafata se interpuso.

“Me dijo:” Tienes que sentarte “y le dije:” Bueno, ¿puedo sentarme aquí solo quiero consolar a mi hermana? “Acabamos de saber que mi padre se está muriendo”, relató la mujer.

Hartman empezó a tener un ataque de pánico y la situación empeoró después de que se enfrentó a la azafata por no ser compasiva.

“Mi hermana le dijo a la azafata: ‘Estás siendo muy grosera, mi padre se está muriendo y la estoy consolando’, y me dijeron que tenía que dejar los problemas personales fuera del avión”, relató Hartman.

La azafata llamó al capitán, el avión regresó a la terminal y el personal de seguridad las escoltó hasta el interior del aeropuerto. Las hermanas intentaron tomar un vuelo al día siguiente, pero ya era demasiado tarde: su padre había fallecido.

Hasta ahora, la aerolínea sólo ha emitido un escueto comunicado.

“En Allegiant, confiamos en nuestros miembros de la tripulación para proporcionar y supervisar un ambiente seguro para cada pasajero, en cada vuelo. Esperamos que la autoridad se ejerza con prudencia y coherencia, con empatía y con buen juicio. Y estamos en el proceso de llevar a cabo una investigación sobre lo que ocurrió”, indicó la compañía.

Hartman apuntó a que una disculpa no será suficiente. “Me gustaría verlos castigados de una manera en que la gente entienda. Esto no es humano. Los culpo cien por ciento. Eran la puerta que me impidió decirle adiós a mi padre”, dijo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here