Filmó su propia violación varias veces para que los adultos le creyeran

137

“Debería avergonzarnos a todos”.

Eso dijo la fiscal uruguaya Mariela Nuñez sobre el “muy doloroso” caso que tiene a su cargo: el de una pequeña que fue abusada por el padre de una amiga.

Lo que hace que este caso sea particularmente estremecedor y que esté conmocionando a la sociedad uruguaya, es que la niña “se sometió voluntariamente al abuso para obtener una prueba para que los adultos creyéramos en ella”, según denunció Nuñez.

A través de un comunicado, la funcionaria, a cargo de la Fiscalía de la ciudad de Artigas, en el norte del país, contó cómo habían ocurrido los hechos.

“La víctima, una niña de 10 años, concurría a jugar y escuchar música asiduamente a la casa de una amiga de la misma edad, en esas circunstancias aprovechando momentos en que su esposa estaba trabajando, el abusador mandaba a su hija al almacén para quedarse a solas con la pequeña y procedía a manosearla en sus genitales”, detalló.

“Estos hechos fueron realizados en reiteradas ocasiones en el transcurso de un año, hasta que la propia hija presencia uno de ellos y le dice a su amiguita que sabe lo que su papá le está haciendo, que tiene mucho miedo de su padre y que nadie les va a creer, por lo que ambas planean filmar tal situación, lo que logran luego de varios intentos”.