Florence podría ser peor que Harvey por culpa del cambio climático

166

Científicos concuerdan con que, con el paso de los años, los huracanes, tornados y tormentas se han vuelto cada vez más catastróficos y mortales. Tienen a un culpable en la mira: el cambio climático.

Florence, el huracán que se acerca con paso firme y certero a territorio de los Estados Unidos, ha causado ya pánico y órdenes de evacuación a miles de personas en la Costa Este del país. Autoridades hacen todo lo posible por estar preparados para su llegada, pero los pronósticos son difíciles y nada alentadores.

Si la tendencia global y la experiencia pasada con Harvey sirven de algo, es de esperarse que Florence sea igual o peor de catastrófico.

Pero, tal como Harvey, no son los fuertes vientos los que más amenazan la vida de los residentes de las zonas afectadas, sino las torrenciales lluvias que acarrean, pues también han sido mayor las cantidades de agua que caen en las tormentas recientes.

Las lluvias provocadas por los huracanes traen las inminentes inundaciones y deslaves, los efectos más peligrosos y mortíferos de estas tormentas, y debido a que el clima está cambiando y cada vez es más caliente, tanto la velocidad como las lluvias han sido cada vez más peligrosos.

James Kossin, científico atmosférico, comenta que lo que hizo a Harvey tan catastrófico para los Estados Unidos, fue que al tocar tierra prácticamente se detuvo y estuvo por días en la misma región, avanzando solo unas cuantas millas cada hora y provocando imparables lluvias. Hubo decenas de muertos.

De acuerdo a estudios realizados por Kossin y más investigadores, todos los huracanes y tormentas de todos los océanos, salvo el del norte de India, se han vuelto más lentos en su trayectoria, y Florence es solo un ejemplo más de esta tendencia.