Hermanos luchan por salvar su hogar tras la deportación de sus padres

291

Diecisiete días antes de Navidad, Humberta y Óscar Campos dieron un beso de despedida a sus hijos con ojos llorosos en el Aeropuerto Internacional de Newark, Estados Unidos. No estaban seguros de si volverían a verlos de nuevo.

La pareja había sido deportada a México y ahora sus tres hijos, ciudadanos de Estados Unidos, están luchando por su regreso y sufriendo por salvar su hogar, señaló CNN.

La casa de los Campos está mucho más silenciosa desde entonces, hay un vacío notable. No hay risotadas en respuesta a las bromas pesadas de su padre, y los aromas de la cocina de su madre ya no fluyen a través de su hogar en Bridgeton, Nueva Jersey.

Cuando Janet, hija de los Campos, no está cuidando la casa y a sus dos hermanos, ella está trabajando 35 horas a la semana en un Walmart. La chica de 22 años tuvo que dejar de estudiar en la universidad, pues ahora tiene que hacer frente a los gastos de la hipoteca.