Ira en China por culpa de unas vergonzosas fotos en las que se ve a una anciana encerrada en una jaula

Están siendo las imágenes más compartidas en las redes sociales chinas. En ellas se ve a una mujer de 92 años encerrada dentro de una jaula destinada a cerdos. Su estado, de completa desnutrición y su ropa, que apenas cubre su cuerpo, han incendiado los ánimos de los internautas del gigante asiático.

Las imágenes proceden de la Región Autónoma Zhuang de Guangxi, al sureste del país, y que hace frontera con Vietnam. Según informa el diario Southern Morning Post, la mujer se apellida Yang y vive en una especie de celda de 10 metros cuadrados y duerme en una cama cuyo colchón son unos troncos de madera. 

El mismo medio revela que la mujer vive allí de forma voluntaria, pero porque no tiene otro lugar en el que habitar. El caso de Yang está levantando mucha polémica porque muchos lo engloban en un fenómeno lamentable que está teniendo lugar en los últimos tiempos en China: el de ancianos que viven a su suerte porque han sido abandonados por sus hijos y familiares. 

Las fotos de Yang han sido realizadas por una mujer que ha compartido además un vídeo de la anciana sentándose a duras penas contra los barrotes de su chenil. “¿Cómo puede vivir alguien así?” se pregunta la fotógrafa. “¿Cómo nadie le da de comer?”. 

Bajo el hashtag #92YearOldKeptInPigsty (una mujer de 92 años encerrada en una pocilga), centenares de usuarios de redes sociales han iniciado una campaña para intentar localizar a los familiares de la señora Yang y que sean juzgados. Tal y como señala la BBC, muchos de ellos les llaman ‘escoria’ y ‘bestias’ por permitir tal nivel de degradación en una mujer tan anciana.

Pero no las fotos no solo han despertado una ola de indignación. También muchos ciudadanos chinos han acudido al rescate de la mujer. Unos de ellos se la llevaron a un hospital local a que le hicieran un chequeo y a que fuera tratada de su desnutrición. Según informa el Southern Morning Post, otros han acudido con ropa y con un colchón para que pueda descansar en condiciones. 

El caso de Yang recuerda a otros que se han hecho tristemente famosos en China. Uno de ellos, casi calcado, tuvo de protagonista a una anciana que vivía en un establo porque su familia no soportaba que se orinase encima cada poco tiempo. Otro caso fue el de un hombre de 62 años que vivía de recoger la basura y de restos de comida que le daban en los restaurantes porque no quería ser una carga para su hija de 30 años, que vivía en el hogar familiar con todo tipo de comodidades.

Y esta situación parece que no va a hacer más que empeorar en los próximos años: para 2050, más del 25% de la población de China va a tener más de 65 años de edad. 

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here