Juez de EEUU rechaza intento por bloquear planos para crear armas 3D

172

Un juez de Estados Unidos desestimó el viernes un último intento de un grupo de activistas por impedir que el Gobierno permita que los ciudadanos descarguen los planos para producir armas en impresoras 3D, rehusándose a intervenir días antes de que los diseños sean liberados en internet.

El juez de distrito Robert Pitman en Austin (Texas) rechazó en una audiencia la solicitud presentada por el Brady Center to Prevent Gun Violence, Everytown for Gun Safety y el Giffords Law Center to Prevent Gun Violence, afirmando que entregaría los motivos de su decisión en una orden escrita.

*Te puede interesar: Liberan a periodista mexicano y a su hijo tras siete meses en un centro de detención de Texas

En la audiencia, el juez dijo que comprendía las preocupaciones de los grupos de activistas a favor de medidas más estrictas sobre el control de armas, pero cuestionó sus fundamentos legales para intervenir en el caso.

Los grupos buscaban intervenir luego del acuerdo alcanzado en junio entre Defense Distributed y el Gobierno de Estados Unidos que permite a la organización sin fines de lucro publicar legalmente planos para armas en internet, algo que planea hacer el 1 de agosto según su sitio web.

El Gobierno ordenó el retiro de los planos en 2013 y el fundador de Defense Distributed, Cody Wilson, presentó una demanda en 2015 alegando que la medida violaba sus derechos protegidos bajo la Primera y Segunda enmiendas de la Constitución de Estados Unidos.

El Gobierno afirmaba hasta hace poco que los planos representan una amenaza a la seguridad nacional. Los grupos que abogan por un control más severo de las armas dijeron que no hubo una explicación para el acuerdo de junio y el abrupto cambio de postura del Gobierno que preside Donald Trump.

Los abogados del Brady Center declinaron comentar la decisión de Pitman después de la audiencia.

Los grupos dijeron en documentos judiciales que no frenar la distribución de los planos por parte de la organización con sede en Texas “causaría un daño inmediato e irreparable a la seguridad nacional de Estados Unidos” y a la de los ciudadanos estadounidenses.