La bomba H, infinitamente más potente que la de Hiroshima

La bomba de hidrógeno, como la que Corea del Norte afirmó haber probado con éxito, tiene una potencia infinitamente superior a la atómica, empleada en Hiroshima y Nagasaki en 1945.

La bomba atómica libera una energía por fisión de elementos como el uranio o el plutonio. La de hidrógeno o termonuclear utiliza la fisión y la fusión en una reacción en cadena.

Por el momento no se ha utilizado ninguna bomba de hidrógeno fuera de los disparos de ensayo. A día de hoy, el arsenal estratégico nuclear estadounidense, y sin duda el ruso, se compone exclusivamente de este tipo de artefactos, pero en miniatura y con una potencia muy variable.

– La bomba de hidrógeno o termonuclear, llamada bomba H, se basa en el principio de la fusión nuclear y libera una energía superior a las temperaturas y a las presiones solares.

Cuando una bomba H estalla se producen explosiones químicas, nucleares y termonucleares en un lapso de tiempo infinitesimal.

Una primera bomba de fisión provoca un fuerte aumento de la temperatura que desencadena la fusión.

El 1 de noviembre de 1952, Estados Unidos hizo estallar en secreto este nuevo tipo de artefacto en las islas Marshall, en el océano Pacífico. Un año más tarde la Unión Soviética anunciaba un disparo termonuclear. La potencia de la mayor bomba H en haber explotado (el ensayo soviético “bomba del Zar” del 30 de octubre de 1961 sobre el Ártico) era de 57 megatoneladas, una potencia teóricamente casi 4.000 veces superior a la de la lanzada sobre Hiroshima.

– La bomba A, llamada “bomba atómica”, se basa en el principio de la fisión de los núcleos atómicos. Se ha fabricado con uranio y con plutonio.

La explosión del primer artefacto de este tipo en julio de 1945 en el desierto de Nuevo México, en Estados Unidos, reveló la potencia destructora de esta energía.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here