La luna hará este enero algo insólito en 150 años

72

El próximo 31 de enero se podrá apreciar un inusual fenómeno en el cielo: por segunda vez en el mismo mes, la Luna estará en fase llena, hecho que ocurre, en promedio, cada dos años y medio. En enero, la primera luna llena se pudo apreciar el primer día del mes.

Cuando se da esta repetición, en el floclor estadounidense se le da el nombre de luna azul, aunque el satélite no se verá de este color. En cambio, la compañera de la Tierra se verá de un tono rojizo, por lo que es llamada luna de sangre.

Esto es producto de que ese día habrá un eclipse total de Luna que se podrá observar en algunas zonas de América del Norte, en el oriente del continente asiático oriental, en Australia y el algunas regiones del océano Pacífico.

Además, el astro más cercano a nuestro planeta maravillará con un tercer espectáculo ese día, pues habrá una superluna; esto quiere decir que el satélite de la Tierra estará en su perigeo, el punto de su órbita casi elíptica más cercano a nuestro planeta, por lo que se verá considerablemente más grande y brillante que de costumbre. La suma de estos tres ingredientes completa una receta que no se vivía hace 151 años.

Germán Puerta, coordinador científico del Planetario de Bogotá, considera que si bien el escenario que brindará la Luna es poco usual, su nombre es alarmista: “han dado por llamar a este fenómeno la ‘luna roja’ o, peor aún, la ‘luna de sangre’, términos absurdos que nada tienen que ver con la naturaleza del evento. Y como esta luna llena corresponde a una luna azul, también la llaman luna de sangre azul, divertido pero falso y engañoso. Será un eclipse total normal”, indica.

Una Luna de color particular

​El próximo 31 de enero se dará el primer eclipse total de luna de este 2018 (el segundo tendrá lugar el 27 de junio). Como los humanos lo saben desde hace cientos de años, los eclipses de luna ocurren cuando la Tierra se interpone entre el Sol y la Luna, proyectando su sombra sobre la cara visible del único satélite natural terrestre.

El astrónomo Germán Puerta explica que cuando esto ocurre, la Luna se torna de un tono rojizo que responde a un fenómeno de dispersión de la luz solar producido por la atmósfera, en la fase total de un eclipse de luna. De ahí que al evento se lo llame luna de sangre.