La multitudinaria Marcha del Orgullo Gay en Río de Janeiro desafió al nuevo alcalde, que se negó a apoyarla

569

Por primera vez en 22 ediciones, la celebración, que según los organizadores congregó a 800.000 personas, no recibió subvenciones municipales y debió sustentarse en patrocinadores privados, lo que redujo la infraestructura montada para los shows. No hubo estimaciones oficiales de asistencia de la alcaldía, encabezada por el neopentecostal Marcelo Crivella, ni de la policía militar.

marcha gay

La manifestación estuvo signada por la palabra “resistencia”, a la que recurrieron tanto los organizadores como los políticos que adhirieron a esta reivindicación callejera de la diversidad

beso gay

La manifestación congregó a decenas de miles de personas en la avenida Atlántica, que bordea la playa de Copacabana, y transcurrió en clima de fiesta pero con mensajes de claro contenido político y en defensa de los derechos de los homosexuales

mujeres gay

El blanco de las más fuertes protestas fue el alcalde de Río de Janeiro, Marcelo Crivella, un conservador obispo evangélico, férreo crítico de la homosexualidad y opuesto al casamiento entre personas del mismo sexo, que en Brasil es permitido en lo civil