El video se hizo viral de inmediato: el momento en que un lobo marino se acerca a una niña en un muelle de Richmond, Canadá, y la jala hacia el mar, ha sido visto por millones de personas.

La oportuna reacción del abuelo, que se lanzó al mar para rescatar a su nieta, evitó una tragedia.

La pequeña resultó prácticamente ilesa, sólo con una herida superficial de 5×10 centímetros en la parte baja de su cuerpo.

De acuerdo con CBC News, la menor fue llevada de inmediato al hospital infantil de la localidad donde recibió un tratamiento de antibióticos.

Sin embargo, el Acuario de Vancouver advirtió que un lobo marino puede transmitir a través de su mordida una peligrosa infección llamada “Mycoplasma phocacerebrale”, o “dedo de foca”. La infección afecta a las articulaciones y puede provocar la pérdida de miembros o incluso la muerte.

La familia de la niña aseguró que ha estado en contacto con el acuario para estar al tanto de cualquier tratamiento que la menor necesite. También negó que, en el momento del suceso, estuvieran alimentando al animal con pedazos de pan.