Liberaron millones de mosquitos infectados con una bacteria que combate el dengue y el zika en Miami

5

Miles de mosquitos salen volando de pequeños recipientes de malla fina. “¡Trátenlos con cuidado!”, rogó el alcalde de South Miami cuando los testigos instintivamente se palmotean los brazos para ahuyentarlos. Estos artrópodos son parte un tesoro de más de cuatro millones de dólares.

Producidos por una compañía llamada MosquitoMate, con sede en Kentucky, estos mosquitos no fueron genéticamente modificados, sino que están infectados con una bacteria llamada Wolbachia que afecta sólo a los insectos y ataca su sistema reproductivo.

Y lo mejor es que, como son todos machos, no pican.

Pero cuando fueron liberados el jueves, se quedaron revoloteando sobre el grupo de periodistas y autoridades que acudieron al evento en un parque en South Miami, una localidad en el sur de Miami.

“No les hagan daño”, insistió el alcalde, Philip Stoddard.

El Departamento de Salud de Florida aprobó la financiación de este proyecto por 4,1 millones de dólares, luego de que South Miami aprobara en 2016 una resolución que la autorizaba a contratar los servicios de MosquitoMate.

Se prevé liberarlos paulatinamente hasta completar 670 millones para julio.

“Los infectamos con Wolbachia”, explica Patrick Kelly, gerente de operaciones de MosquitoMate. “No hay químicos, no hay modificación genética, es todo biológico y seguro para el medio ambiente y no tiene consecuencias en otros insectos, humanos o mascotas”.

La idea es que, tras copular, los mosquitos infectados no dejen descendencia.