El último viernes, la ministra de Salud de Uganda hizo noticia en su país, luego de revelar que se disfrazó para ‘atrapar’ a trabajadores corruptos en plena actividad. Sarah Opendi sorprendió a los medios de comunicación locales cuando descubrió su identidad y señaló a los malos elementos. En las redes sociales se vienen compartiendo sus reacciones tras el operativo.

Opendi se cubrió el rostro con un velo negro para no ser reconocida al llegar el viernes al hospital de Naguru, en la capital Kampala. Ella se hizo pasar como una usuaria más, sin imaginar lo que descubriría.

“Había recibido varias quejas sobre el personal del hospital. Los pacientes indicaron que sacaban dinero a costa de ellos”, contó la ministra.

Infraganti. Tras disfrazarse, Sarah Opendi  se hizo pasar por una paciente común. Al llegar al lugar dos trabajadores le indicaron que tenía que pagar 150.000 chelines ugandeses (41 dólares) por exámenes de laboratorio que son gratuitos.

“Le dije -al empleado- que no tenía dinero, pero insistió”, relató. Así mismo indicó que uno de los trabajadores la derivó con una enfermera para que le realice unos exámenes, los cuales también le querían cobrar.

“Le pagué -a la enfermera- y luego llamé a la policía, que detuvo a los dos empleados”, explicó la ministra.

Un acto común 

Los exempleados justificaron su accionar indicando que ellos no cobran más del equivalente a 60 euros mensuales.