Muere una doctora china tras trabajar 18 horas seguidas

80

Zhao Bianxiang visitaba a un paciente cuando sufrió un colapso. Sus compañeros intentaron salvarle la vida sin éxito durante casi un día entero. Llevaba 18 horas trabajando de forma continuada, sin un solo descanso, porque estaba “demasiado ocupada” para parar, según recogen en Metro.

Especialista en enfermedades respiratorias de 43 años, Zhao Bianxiang trabajaba en el Hospital Popular del distrito de Yuci, en la ciudad de Jinzhong, en China. El pasado 29 de diciembre hacía la ronda por las habitaciones de sus pacientes cuanto tras preguntarle a la hija de uno de ellos “¿Cómo está tu madre?” sufrió un colapso.

Eran las 12 del medio día cuando ocurrió. Su turno había comenzado a las seis de la tarde anterior y desde entonces esta subdirectora de medicina respiratoria no se había tomado ni un solo descanso. Llevaba 18 horas trabajando sin parar. Según testificaron después compañeros de trabajo, decía que estaba “demasiado ocupada” como para tomarse un respiro. Hasta que su cuerpo dijo basta.

Descrita por algunos colegas como un persona adicta al trabajo que anteponía siempre su profesión, Bianxiang murió como consecuencia de una hemorragia subaracnoidea provocada por la ruptura de un aneurisma. Sus colegas intentaron salvarle la vida durante 20 horas, pero no lo consiguieron. Su muerte fue certificada el 30 de diciembre.

Los casos de muertes por turnos agotadores de trabajo son demasiado comunes tanto en China como en Japón. Hace dos meses se conoció el caso de una periodista nipona que falleció tras acumular 159 horas extras en un mes. En noviembre fue una modelo rusa de 14 años que trabajaba para una agencia china la que falleció después de una jornada de 13 horas estando enferma.