Mujer vuelve a ser virgen a los 48 años de edad

14

El drama ha llamado a la puerta de Leticia Sabater (48). La presentadora, cantante y ‘show woman’ llevaba tiempo con una idea rondándole la cabeza: ¿por qué no someterse a una cirugía vaginal? Sabater sufría cada vez que tenía que mantener relaciones sexuales, ya que su vagina era demasiado estrecha y no conseguía culminar si su acompañante venía bien dotado de fábrica.

Entenderán que así no se puede disfrutar de la vida. Pero, gracias a los avances de la medicina, todo tiene solución. La cantante, que se encuentra -como siempre- en plena promoción de su nuevo single, decidió invertir parte de sus ganancias en regalarse una nueva vagina. Sí, como lo leen. Por tan solo 6.000 euros, Leticia ha remodelado su capacidad vaginal, ensanchando las paredes y, ya que estaba, ha aprovechado la intervención para reconstruirse el himen. A los 48, la cantante ha vuelto a ser virgen. ¿Cómo se quedan?

La reconstrucción del himen, como el blanqueamiento anal, es una operación estética que goza de amplia difusión entre las ‘celebrities’ -afirma Sabater que en Miami, una de cada diez mujeres vuelve a la virginidad con esta técnica; los datos debe haberlos recabado ella misma-. Aun así, no se hagan ilusiones. No es que se trate de un nuevo y perfecto himen como el que viene de nacimiento. Nada de eso. La operación consiste en realizar unas finas suturas entre las paredes vaginales -aprovechando algo del himen original, si es que quedan restos, ya que tienden a desaparecer de forma natural- para ofrecer algo de resistencia de cara a la próxima penetración.

La intervención se realiza con anestesia local, durante alrededor de 20 minutos y tiene un postoperatorio sencillo. Tras un poco de sangrado los primeros días, la paciente deberá esperar un mes hasta tener todo cicatrizado y poder ya mantener relaciones sexuales. En el caso de la ex ‘amiga de los niños’, al haber ensanchado también la vagina, la espera será un poco más larga.

Pero, ¿era necesario? ¿Quién quiere volver a ser virgen? Leticia, que hace ya más de veinte años que se estrenó en el sexo, debe haber olvidado las incomodidades del primer acto. ¿Se habrá parado a pensar en las consecuencias de tan caprichosa idea? Puede que, teniendo claro que no va a ser madre, quiera darse un homenaje y volver a sentir lo mismo que experimento siendo una jovencita, pero, al final, terminará arrepintiéndose. ¿Tan pronto se ha olvidado de todos estos inconvenientes?

Perder la virginidad duele

Leticia Sabater vive esta nueva oportunidad con ilusión, confiando en encontrar al hombre de sus sueños para ‘entregarle su flor’. La realidad es que perder la virginidad duele y es incómodo. En lugar de disfrutar con tranquilidad de su nueva y renovada vagina, la cantante ha optado por una ‘primera vez’ con tensión, dolor y algo de sangrado. ¿Se estará preparando para pasar la ‘prueba del pañuelo’ típica entre los gitanos? Es la única explicación posible. Menos bonito le parecerá cuando se dé cuenta que, por semejante capricho, le tocará pasar por la misma experiencia, traumática en algunos casos, de la juventud. Ay, Leticia, a los 48 no es necesario sufrir.

Fuente: El Mundo