Niño muere en los brazos de Santa Claus tras cumplir su último deseo

91

Un niño de Tennessee, como muchos otros en el mundo pero con una enfermedad terminal, tenía un anhelado deseo: conocer a Santa Claus. Y lo cumplió justo antes de morir en sus brazos.

El encargado de cumplir ese último deseo fue Eric Schmitt-Matzen, quien desde hace años engalana eventos navideños como Santa Claus. Y es que su aspecto bonachón y corpulento, aunado a su perfecta barba blanca, le ha permitido hacer un excepcional papel como Papá Noel.

Difundir alegría en los niños y divertirse junto a ellos lo han llevado a entrenarse profesionalmente y junto a su esposa, que interpreta a la señora Claus, asiste a numerosos eventos por año. Pero es justo una reciente presentación en un hospital local la que lo ha marcado.

Hace unas semanas, Schmitt-Matzen, un ingeniero mecánico de 60 años, estaba llegando a su casa del trabajo cuando el teléfono sonó, era una enfermera conocida que trabajaba en el hospital y le pedía visitar a un niño muy enfermo que deseaba ver a Santa, detalla USA Today.

Sin dudarlo, él aceptó diciéndole que solo necesitaba ponerse su tradicional traje rojo, pero ella respondió inmediatamente que no había tiempo para eso: “tus tirantes de Santa son lo suficientemente buenos. Ven ahora mismo”; se refería a los tirantes navideños que él acostumbra usar.

Unos 15 minutos más tarde el hombre ya estaba en el hospital presentándose ante familiares del pequeño paciente y de su madre, quien con voz entrecortada le entregó un regalo para que él a su vez se lo diera a su hijo.

En ese momento, Schmitt-Matzen entendió la situación y les pidió que lo dejaran entrar solo para no quebrarse ante el niño y lograr hacer un trabajo excepcional. Así es como el entró a la habitación, mientras la familia observaba por medio de una ventana de la Unidad de Cuidados Intensivos.

“Cuando entré, él estaba allí, tan débil que parecía que estaba listo para quedarse dormido. Me senté en su cama y le pregunté: ‘Dime, ¿qué es esto que oigo de que te vas a perder la Navidad? ¡No hay manera de que te puedas perder la Navidad! ¡Eres mi elfo número uno!”.

“Él alzó la vista y dijo, ‘¿yo soy?’”. “Yo dije, ‘¡seguro!’”. Después le dio el regalo, con dificultad el pequeño lo abrió y sonrió al ver un juguete de sus personajes favoritos “PAW Patrol”, relató afligido para USA Today.

El niño volvió a bajar la cabeza y dijo, “dicen que voy a morir”. Y continuó, “¿cómo puedo saber cuándo voy y a dónde voy?”. Santa respondió, “¿puedes hacerme un gran favor?”, “¡seguro!” respondió él.

“Cuando llegues allí, diles que eres el elfo número uno de Santa Claus, y sé que te dejarán entrar”. “¿Lo harán?”, cuestionó el niño, “¡seguro!”.

El niño se reincorporó un poco para decir: “santa, ¿puedes ayudarme?”. Peor mientras Schmitt-Matzen envolvió sus brazos alrededor de él preparándose para contestar, el pequeño de tan solo cinco años murió.

La conversación terminó, pero el abrazó se prolongó mientras la familia comprendió lo que ocurría a través de la ventana. Fue cuando la madre del niño entró gritando: “¡no, no, todavía no!”.

Schmitt-Matzen abandonó el hospital lo más pronto posible, lloró todo el camino de regreso a casa. Asegura que fue una experiencia nunca antes vivida, ni siquiera en los años que sirvió al Ejército pasó por algo así.

La emoción fue tanta, que no pudo visitar a sus nietos al día siguiente e incluso pensó no trabajar más como Santa. Sin embargo, tras considerarlo asegura que seguirá vistiendo su traje rojo “por ellos y por mí”, dice el Santa Claus de Tennessee.

La conmovedora historia se está haciendo viral y rompe cientos de corazones tras darse a conocer por el diario local Knoxville News-Sentinel, detalla CNN.