Obligan a empleados a usar pañales para que no dejen de producir

La industria avícola está en auge en Estados Unidos. Esto ha provocado que empresas del rubro crezcan en número de empleados y lleguen a tener miles de trabajadores, por ejemplo, despiezando 45 pollos por minuto, en promedio. Este trato inhumano ha sido descubierto por un ONG, causando alerta entre entidades mundiales que velan por las condiciones laborales.

De acuerdo con un informe de la filial estadounidense de la ONG Oxfam, revelado esta semana, un gran grupo de empleados de los 250.000 trabajadores del sector avícola son humillados, ignorados o amenazados con ser despedidos cuando piden permiso para ir al baño.

“Los trabajadores luchan para lidiar con esta negativa a una necesidad humana básica. Ellos orinan y defecan mientras están parados en la línea (de producción); ellos usan pañales para trabajar”, se denuncia en la investigación.

Las empresas señaladas son las más importantes: Tyson Foods Inc., Pilgrim’s Pride Corp., Perdue Farms Inc. y Sanderson Farms Inc. El informe indica que los supervisores de estas compañías se ríen de los empleados, les amenazan ante cualquier queja y no les permiten ir al servicio.

El informe está basado en decenas de entrevistas con trabajadores de estas empresas, realizadas entre 2013 y 2016, y que pone al descubierto que las condiciones diarias de trabajo de miles de empleados de la avícola suponen incluso una amenaza para la vida.

“Los trabajadores enfrentan dificultades para satisfacer sus necesidades humanas básicas. Orinan y defecan mientras están de pie en la línea de producción, usan pañales, restringen peligrosamente la ingesta de líquidos, tienen que soportar dolor y malestar mientras se preocupan por su salud y la seguridad laboral. Y no es solo su dignidad lo que sufre, sino que también corren el riesgo de padecer problemas de salud graves”, denuncia el informe.

Uno de los entrevistados reveló que para un turno de 8 horas de trabajo solo dispone de 10 minutos para ir a los servicios higiénicos y que se suelen formar unas colas tan grandes. Es habitual ver a empleados orinándose encima.

Oxfam América viene denunciando irregularidades en el sector desde octubre de 2015, pero indica que las condiciones de los empleados eran más graves de lo que se creía, a tal punto que estas llegan a afectar la dignidad de las personas.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here