El fotógrafo español Miguel Morenatti ha sido el encargado de transportarnos a una realidad desalentadora. En su perfil en las redes sociales ha compartido una fotografía en la que se puede observar a un oso polar recostado sobre unos bloques de hielo para poder soportar el caluroso verano.

La imagen se ubica en el zoo de Budapest donde tal y como anuncia Morenatti, las temperaturas han llegado a los 40 grados durante este mes de agosto. “Así de crueles somos para nuestro divertimento. Acostumbrado a vivir bajo cero lo encerramos en un infierno”, ha denunciado en un tuit que ya lo han compartido más de 26.000 personas.

En la fotografía se puede apreciar el abatimiento con el que el animal trata de resistir al calor al que, por naturaleza, no está acostumbrado. Con esta imagen el fotógrafo ha querido denunciar el egoísmo y la crueldad a la que puede someter el ser humano a los animales, forzándoles a vivir -o sobrevivir- en hábitats totalmente distintos a los suyos.