Pandillera de la MS-13 se declara culpable de matar a salvadoreña de 13 puñaladas

80

Venus Romero Iraheta, de 17 años, propinó 13 puñaladas en el cuello y el abdomen a Damaris A. Reyes Rivas, de 15, antes de dijo: “Te veré en el infierno”. Los hechos ocurrieron a principios del año, en Virginia, cuando un grupo de jóvenes de la Mara Salvatrucha torturaron y asesinaron a Reyes, una joven salvadoreña que había llegado a Estados Unidos huyendo de la violencia de las pandillas. Este lunes, Romero Iraheta se declaró culpable de asesinato en una corte en el condado de Fairfax, según publicó The Washington Post. La acusada será sentenciada el próximo 25 de mayo.

La muerte de la joven salvadoreña no solo dejó a la luz la violencia utilizada por las maras en Estados Unidos, sino que mostró que su presencia estaba a menos de 30 millas de la Casa Blanca. Romero, que ahora tiene 18 años, formó parte de 10 miembros de la MS-13 que brutalmente acabó con la vida de Damaris Reyes como venganza el 8 de enero del año pasado.

Según creen los investigadores, Reyes fue llevada al Parque del Lago Accontik engañada por un conocido. Allí la esperaban los pandilleros para reprocharle la reciente muerte de uno de los suyos, Christian Sosas Rivas, con quien ella había tenido relaciones.

Una vez allí, uno de los pandilleros la amenazó con una cuchilla y le advirtió, en español, que podía perder un dedo y llegaron a decirle que tenían un rifle. Poco después, pese a las bajas temperaturas, la obligaron a desnudarse para que experimentara “el frío que sintió Sosa Rivas” cuando fue asesinado y arrojado a las gélidas aguas del río Potomac.

Poco después de esta humillación, Romero se aceró a la víctima, le propinó hasta 13 puñaladas en el cuello y el abdomen. “Te veré en el infierno”, le dijo mientras la torturaba. Según el testimonio de una persona cercana al caso, Iraheta también le arrancó un tatuaje de un diamante que tenía como recuerdo de Sosa Rivas. (Univisión)