Patrulla Fronteriza obstaculiza operaciones de grupos humanitarios en la frontera

68

Mientras se escuchan las reacciones al polémico discurso del Estado de la Unión de Trump, los legisladores en Washington consideran un camino a seguir en materia de política de inmigración. Sin embargo, el verdadero debate se desarrolla en los desolados tramos de la frontera suroccidental, donde al menos 7.209 personas han muerto mientras cruzaban ilegalmente en los últimos 20 años, reportó NPR.

Un informe del grupo de ayuda ‘No More Deaths’ afirma que los agentes de la Patrulla Fronteriza sabotean rutinariamente los esfuerzos humanitarios y destaca las tensiones entre los agentes federales y los voluntarios que intentan ayudar a los inmigrantes. La semana pasada, ‘No More Deaths’ dio a entender que el reciente arresto de un voluntario que albergó a inmigrantes en una conocida casa de seguridad de Arizona fue una represalia por el informe.

Los grupos humanitarios argumentan que la Patrulla Fronteriza canaliza a los migrantes hacia secciones peligrosas a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México. Al mismo tiempo, los agentes aseguran que son los contrabandistas quienes llevan a los migrantes a estas áreas peligrosas, aseguró Steven Passement, supervisor de operaciones especiales en la Patrulla Fronteriza de EE.UU. en Tucson, durante el segmento Here & Now’s de la cadena de emisoras.

“Los contrabandistas son los que llevan a estas personas a estas áreas desoladas extremas, y desafortunadamente les mienten. Los están dejando afuera”, dijo Passement a Here & Now. “Esas son las realidades que queremos que la gente entienda y sepa antes de llegar”, agregó.

Los contrabandistas les mienten a los migrantes sobre la duración del viaje y el ambiente hostil, dijo Passement en la entrevista de Here & Now. Los migrantes a menudo son golpeados, violados por contrabandistas y abandonados en el desierto aseguó el agente federal en la entrevista radial.

“En el sector de Tucson, queremos enviar el mensaje de que este no es el entorno en el que queremos cruzar. Queremos hacer esto lo más difícil posible para los contrabandistas”, aseguró Passement.

A pesar de estos esfuerzos, los activistas argumentan que la Patrulla Fronteriza creó este problema cuando aumentó la vigilancia a lo largo de las rutas más seguras en California y Texas a partir de mediados de la década de 1990. Alicia Dinsmore, voluntaria de ‘No More Deaths’, dijo a Here & Now la semana pasada que la Patrulla Fronteriza es la que está “creando esta crisis”.

“Los intentos de la Patrulla Fronteriza de rescatar personas y salvar vidas son realmente una solución de curitas porque la crisis de muerte y desaparición humana que estamos viendo a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México es el resultado directo de una política que comenzó a aplicarse a mediados de los 90s y que llevó a la gente a esta situación”, dijo Dinsmore en el programa de radio.

La polémica se produce en un momento difícil para Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU., que ha tenido problemas para retener a los agentes fronterizos. La agencia cuenta con casi 2.000 agentes menos de los 21.370 agentes que requieren en la fuerza, según informó NPR.

“La escasez de mano de obra está empeorando”, dijo la representante republicana Martha McSally, presidenta del Subcomité de Seguridad Marítima y Fronteriza, en una audiencia en el Congreso, a principios de este mes.

“Estamos perdiendo terreno cada mes y no hay un final cercano, ya que seguimos perdiendo agentes y oficiales con experiencia por el desgaste de esta labor, sin la capacidad de contratar nuevos empleados de manera eficiente”.

Passement reconoció que la aplicación de la ley fronteriza ha evolucionado desde la década de 1990 porque ahora es más fácil detectar personas que cruzan ilegalmente. Pero insiste en que los agentes de la Patrulla Fronteriza quieren trabajar con organizaciones no gubernamentales para ayudar a los migrantes en peligro.

“La frontera ha cambiado drásticamente a lo largo de los años. Ahora hay más tecnología, más personal, más infraestructura, por lo que las posibilidades de ser detenido o arrestado son mayores que nunca. Estamos ansiosos por tratar de trabajar con estos individuos, estos grupos, porque les diré que tenemos un objetivo similar. Queremos salvar vidas”, aseguró Passement en la entrevista de radio.

Passement agregó que los agentes de la Patrulla Fronteriza han intensificado sus propios esfuerzos humanitarios. Más de 30 balizas de rescate se colocan en la zona más peligrosa del desierto de Arizona.

Según el agente federal, este esfuerzo llevó al rescate de más de 1,400 personas en 2016. El sector de Tucson también emplea a más de 200 paramédicos para ayudar a los inmigrantes que necesitan asistencia médica.