Periodistas hispanas relatan homicidio de una puertorriqueña en Las Vegas

Los números redondos suelen traer crisis personales. Debbie Flores-Narváez había cumplido 30 años: era tiempo, de una vez y para siempre, de hacer realidad sus sueños.

Cuando llegó a Las Vegas dejaba atrás sus estudios de abogacía y un trabajo como porrista de la NFL. Debbie quería ser una showgirl. La historia de esta joven puertorriqueña, sin embargo, no tuvo un final feliz. Su ex pareja Jason Griffith, que trabajaba en el Cirque du Soleil en el espectáculo Love, la asesinó y luego, para borrar las huellas del crimen, la descuartizó.

Dancing on Her Grave: The Murder of a Las Vegas Showgirl, el libro de la periodista de origen colombiano Carolina Sarassa –tres veces ganadora del premio Emmy– y de la escritora cubana Diana Montane –autora del best seller I Would Find a Girl Walking– recrea la historia de Debbie Flores-Narváez en una investigación periodística que no olvida el suspenso ni los datos certeros.

1O8C7644

Hace unos días, Sarassa hizo un stop en su trabajo como presentadora de los noticieros nacionales de la cadena MundoFOX, con base en Los Ángeles, para promocionar la edición del libro en Miami, una ciudad en la que vivió e hizo sus estudios universitarios de periodismo en FIU, cuando consiguió una beca gracias a the Miami Herald.

“Fui una de las primeras periodistas en cubrir el caso del asesinato de Debbie Flores-Narváez desde el momento en que la joven desapareció”, comenta la periodista para el Nuevo Herald sobre el origen del libro. “Como reportera de televisión, tengo el tiempo muy limitado para contar una historia y me sentía con las manos atadas, ya que tenía mucha información y detalles de la vida de esta joven y del caso”.

A lo largo de los 19 capítulos de Dancing on Her Grave: The Murder of a Las Vegas Showgirl, además de las declaraciones de abogados y familiares de la víctima –Griffith se negó a dar una entrevista–, sobrevuela el tema de la violencia de género, un problema tristemente muy común en Las Vegas como en el resto del país.

“El libro manda un mensaje muy poderoso acerca de la violencia doméstica. La importancia de decir ‘no’, ‘basta’ a una relación tormentosa”, afirma la periodista. “Veo este trabajo como un manual para todas esas adolescentes que no escuchan los consejos de su madre cuando esta les habla de los peligros de un novio que las maltrate verbal, física o emocionalmente. Si con este libro podemos evitar que una mujer termine como Debbie o que un hombre cometa un crimen tan atroz como el de Jason, valió la pena”.

Debbie Flores-Narváez había cumplido 30.
Debbie Flores-Narváez había cumplido 30.

Sin duda, otro protagonista del libro es la ciudad de Las Vegas, con sus luces de neón que nunca descansan, obsesivas hasta convertir todo en una experiencia irreal, marcada con múltiples identidades. “Las Vegas es una ciudad única en el mundo y muy diferente para los turistas y para los que hemos vivido allí”, revela Sarassa. “Para los millones de turistas que la visitan cada año, es un lugar de entretenimiento, de desahogo y de lujuria. Sin embargo, para quienes hemos vivido allí, es una ciudad perfecta.

El tráfico vehicular es ligero, el costo de vida es bajo y es una ciudad relativamente nueva. Es una ciudad hermosa para vivir y jubilarse”.

Por otra parte, el debut literario de Carolina Sarassa viene con un bautismo muy especial: dos prólogos escritos por la actriz Roselyn Sánchez y la periodista Teresa Rodríguez.

“Ellas son dos mujeres a quienes admiro muchísimo”, confiesa Sarassa. “A Teresa la conozco hace más de 13 años, cuando yo era asistente de producción para el programa investigativo Aquí y ahora, para el cual ella trabaja como presentadora. Admiro mucho el gran trabajo periodístico que hace Teresa y la forma tan humana en que cuenta sus historias. En cuanto a Roselyn, Diana y yo, la hemos tenido en mente desde el primer día en que supimos que escribiríamos un libro acerca de Debbie. Roselyn es bella, talentosa, puertorriqueña y una increíble bailarina. Si la historia de Debbie llega a la pantalla grande, me encantaría que fuera Roselyn quien hiciera su papel.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here