Pidió ver a su madre antes de cumplir condena de muerte

85

Rubén ha pasado sus últimos días viendo a su madre, su fue su última voluntad antes de cumplir su sentencia de muerte este 8 de noviembre de 2017. Rubén Ramírez Cárdenas es mexicano, de Guanajuato, está en la prisión Allan B. Polunsky desde 1997 cuando fue acusado y procesado por el homicidio contra su prima hermana Mayra Azucena Laguna de 16 años en Texas.

La madre de Rubén de 66 años viaja para visitar a su hijo, vive intranquila y desesperada en Edinmburg, Texas. Ha recurrido a todas las autoridades y gobernantes posibles en búsqueda de que indulten a su hijo, que no le quiten la vida a pesar de ser acusado de secuestro violación y homicidio. Es ella y su otra hija las que luchan por Rubén, que podría dejar huérfanos a sus dos gemelos que actualmente tienen 27 años y que lo frecuentan muy poco.

Rubén no tuvo última cena, se la negaron en la cárcel de Livingston, Texas. Él aún conserva la esperanza de que el juez lo indulte de la pena capital de último momento, pues su sentencia debería ser cumplida el miércoles 8 de noviembre en punto de las 6 de la tarde, de acuerdo a la Corte Federal que procesó el caso.

Para las autoridades mexicanas, el proceso es injusto pues las pruebas de ADN que se practicaron no involucran a Rubén en el caso contra Mayra por lo que se ha pedido revisión del expediente y una nueva sentencia que no implique la pena capital, incluso con posibilidad de libertad.