Pierde la batalla bebé que pesaba un kilo

Esquelética, con las costillas saliendo de su piel translúcida, la pequeña Sahar de tan sólo un mes de vida ya respiraba con mucha dificultad.

Murió ayer domingo, en el suburbio opositor de Guta, al este de Damasco y asediado por el régimen sirio, donde centenares de niños como Sahar sufren de desnutrición.

Guta es una de las cuatro “zonas de distensión” establecidas en mayo por las partes implicadas en Siria con el objetivo de paliar los efectos devastadores del conflicto en el país. Los niños desnutridos en esta región se cuentan por cientos, según informa un responsable sanitario a la agencia AFP.

El sábado, los padres de Sahar Dofdaa llevaron a su hija de 34 días de vida a un hospital de Hamouria, en Guta. Una enfermera colocó en una balanza a la pequeña, que miraba a su alrededor con los ojos muy abiertos y solo piel en los huesos: pesaba poco más de un kilo 900 gramos.

La madre de Sahar lloró al ver los esqueléticos muslos que esconde la ropa que parece que le viene grande a su hija, a la que no ha podido amamantar ya que ella misma está desnutrida. Este domingo, los padres del bebé volvieron al hospital para recoger el cuerpo de Sahar y enterrarla.

En otra zona de Guta, otro niño murió el sábado por malnutrición, según denunció el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH).

“Los habitantes padecen importantes penurias alimentarias y cuando encuentran alimentos disponibles en los mercados los precios son desorbitados”, aseguró la ONG a AFP.

“En este momento, los alimentos de primera necesidad que deberían recibir los niños no llegan, en especial el azúcar y las materias grasas”, denuncia Yahya Abu Yahya, médico y líder local de la ONG Desarrollo Social Internacional de Turquía, que cuenta con varios centros médicos en la región.

“Muchos niños sufren de deficiencias, migrañas, problemas de visión, problemas psicológicos”, se lamenta, y agrega: la causa de todo esto es la falta de nutrientes y de fuentes esenciales de energía que el niño debe absorber todos los días “.

Según Abu Yahya, las instituciones médicas de su ONG en Guta han acogido a unos 9,700 niños en los últimos meses.

Esta región en la que los niños se mueren de hambre vivió el 21 de agosto de 2013 el ataque más mortífero del último cuarto de siglo al ser bombardeada con cohetes cargados con gas sarín que impactaron en áreas residenciales de la ciudad.

No hubo acuerdo en el número de fallecidos que provocó el ataque -entre 300 y 1,700. EU culpó a Asad de la masacre, sin embargo, finalmente la ONU rehusó declarar culpables.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here