Por ser gay, universidad lo expulsa a punto de graduarse

193

Un joven de Pennsylvania estaba a punto de graduarse pero su universidad se enteró que es homosexual y lo expulsó.

De acuerdo con el portal RawStory, a Gary Campbell le restaban solo seis créditos para finalizar sus estudios en la universidad cristiana Clarks Summit, pero debido a la homofobia institucionalizada en el recinto educativo, ya no podrá obtener su título.

La institución privada se denomina “centrada en Cristo” y “se adhiere a sus convicciones bautistas e impulsa a sus graduados a carreras y oportunidades de servicio alrededor del planeta”.

La universidad está “completamente acreditada (y tiene) base en la fe. Está comprometida a proveer a los estudiantes una educación que les permitirá servir a Cristo en una variedad de ministerios y carreras”, explican. Esto, a juzgar por el caso, no es el objetivo si el alumno en cuestión es homosexual.

Campbell ingresó a sus aulas en 2001 y permaneció hasta 2003. El estudiante dejó de asistir y pensaba cambiarse a un colegio comunitario para ahorrar dinero, aunque terminó enlistándose en la Marina, de donde fue expulsado por conducir en estado de ebriedad.

El sujeto de 35 años ahora carga con una deuda de 30 mil dólares por préstamos estudiantiles, además de que la mitad de los créditos que cursó durante su tiempo en Clarks Summit no son válidos.

El alumno escribió una carta a la escuela, pidiendo tomaran en cuenta las materias que ya cursó y le permitieran obtener los pocos créditos que le hacen falta.

“Les pido que no me vean solo como un homosexual, sino como un hombre decidido, compasivo y trabajador de un buen carácter moral. Mi meta, nuevamente, es asistir a mi comunidad y ayudar a todos los que lidian con el yugo de las adicciones”, expresó.

Campbell incluso reiteró que la única clase que le falta para graduarse es impartida en línea, y ni siquiera debe presentarse en el plantel para tomarla. “Ni siquiera tendrían que verme”, destacó el alumno.

“Todo lo que pido es que la escuela haga una excepción (a su política antihomosexual)”, finalizó Campbell, cuya solicitud fue rechazada.

El reglamento de la institución prohíbe, entre otras cosas, las muestras físicas de afecto, el tiempo a solas entre estudiantes, las relaciones románticas o sexuales entre personas del mismo sexo, compartir la cama, usar ropa ajustada e incluso bailar.