Súper volcán de Yellowstone podría erupcionar antes de lo previsto

Investigadores de la Universidad del Estado de Arizona han analizado los minerales alrededor del súper volcán en el Parque Nacional Yellowstone y han llegado a una sorprendente conclusión. Podría erupcionar mucho más rápido de lo que se esperaba, y podría acabar con la vida tal como la conocemos.

Según National Geographic, los investigadores, Hannah Shamloo y Christy Till, analizaron los minerales en las cenizas fosilizadas de la erupción más reciente. Lo que descubrieron les sorprendió: los cambios en la temperatura y la composición solo tomaron algunas décadas, mucho más rápido que los siglos antes pensados.

“Esperábamos que existieran procesos a lo largo de miles de años antes de la erupción”, dijo Till en una entrevista con The New York Times.

El súper volcán estalló hace unos 630.000 años, según National Geographic. Previamente había estallado hacía 1,3 millones de años.

Si se produjera otra erupción, los investigadores descubrieron que el súper volcán no dejaría nada como lo conocemos ahora. Lanzaría a 2.500 veces más material que el Monte St. Helen en 1980 y podría cubrir la mayor parte del territorio continental de Estados Unidos en cenizas, posiblemente convirtiendo al planeta en un invierno volcánico.

El nuevo descubrimiento, que se presentó en agosto después de una versión anterior del estudio, surge después de otro estudio en 2011 que encontró que el reservorio de magma en Yellowstone se ha movido considerablemente, ganando aproximadamente 25,4 centímetros (10 pulgadas) en siete años.

A pesar de las preocupaciones acerca de una erupción que ocurrirá relativamente pronto, Shamloo dijo al Times que era necesario investigar más antes de que se pudiera llegar a una conclusión definitiva.

Por su parte, la NASA está trabajando en una forma de evitar que el súper volcán destruya a la humanidad, incluso tratando de enfriar el magma antes de que se derrame.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here