“Te quitás esos zapatos porque solo nosotros los podemos usar”, dijeron pandilleros a joven que fue asesinado

19

Los restos de tres hispanos hallados en las últimas semanas en zonas boscosas de un suburbio de Nueva York podrían ser las víctimas más recientes de la pandilla MS-13 en Estados Unidos, informaron las autoridades este martes.

El FBI dio a conocer los nombres de Javier Castillo, de 16 años, y de Kerin Pineda, de 20, que fueron encontrados a finales del mes pasado en Merrick y Freeport luego de haber sido reportados como desaparecidos por más de un año.

Días antes, la policía (siguiendo una pista del Departamento de Seguridad Nacional) localizó los restos de Angel Soler, de 16 años, en una zona boscosa en Roosevelt, a menos de 8 kilómetros del lugar en donde encontraron los otros dos cuerpos.

Un funcionario de seguridad pública de Estados Unidos indicó que las autoridades sospechan que los tres jóvenes son víctimas de la MS-13.

La madre de Kerin Pineda, Lillian Oliva, contó al diario Newsday que la policía del condado de Nassau le había dicho el viernes que los restos de su hijo habían sido localizados y que una prueba de ADN confirmó la identidad de Kerin. “Es muy triste. No puedo creer que esto haya pasado”, expresó.

El joven desapareció luego de acudir a una cita que unos sujetos le hicieron a través de Facebook. “Ya cuando tenían a mi hijo en sus manos bloquearon la página”, expresó la madre ante periodistas de Univisión.

La mujer y las autoridades piensan que los mensajes que recibió el joven fueron una trampa por parte de los pandilleros para tomar venganza porque se puso unos zapatos que no debía.

“Te quitás esos zapatos porque esos zapatos solo nosotros los podemos usar”, dice la madre que un pandillero le dijo a su hijo Kerin pocos días antes de su desaparición.

Fiscales federales piensan que la pandilla MS-13 tiene miles de miembros en Estados Unidos, de los cuales la mayoría son inmigrantes de Centroamérica. La Mara Salvatrucha tiene un bastión en Los Ángeles, donde surgió como una pandilla callejera en la década de los 80, pero también ha desatado violencia en las ciudades y suburbios de todo el territorio estadounidense.