Un ciudadano anónimo paga las facturas atrasadas que los niños pobres debían a un comedor escolar

85

Papa Noel se ha adelantado un par de semanas en la ciudad de Pensilvania (Estados Unidos). Allí, un ciudadano anónimo ha asumido el pago de las facturas atrasadas que las familias de 44 niños debían al comedor escolar.

En total, el hombre ha pagado más de 800 euros al colegio infantil HW Good. Su directora, Amy Larcinese asegura en ABC News que “nosotros le hemos llamado el Santa Claus secreto”. 

Según revela Larcinese, el ciudadano contactó con el centro escolar y se interesó por si había alguna familia en problemas para pagar la comida de sus hijos. Cuando los responsables del comedor le dijeron que había 44 niños que debían dinero, no se lo pensó dos veces y sacó la cartera. 

Su gesto es totalmente desinteresado, ya que ha pedido expresamente que nadie sepa su identidad. “Nos quedamos de piedra. Estamos muy agradecidos por lo que ha hecho. Tenemos alumnos cuyas familias están en verdaderos problemas, y él acaba de hacer su vida un poco más fácil”, explica la directora.

El HW Good está situado en una zona con problemas económicos, como bien indica el hecho de que existan 44 alumnos de los 300 que tiene el colegio cuyas familias ni siquiera puedan pagar su alimentación.

El pasado martes, Larcinese avisó a los padres que debían dinero de que sus cuentas de deudas con el colegio volvían a estar a cero y habían dejado los números rojos. “Les dijimos que un ciudadano anónimo había pagado todo, y muchas familias nos lo agradecieron, especialmente porque llegan las Navidades”. 

En Estados Unidos, los niños que no pagan el comedor no dejan de recibir comida, pero sí que son alimentados de una manera muy diferente al resto de los que sí que pueden hacer frente a las facturas: en muchos colegios solo se les sirve un sandwich con una loncha de queso dentro, un vaso de leche y una manzana.