Un niño mató a mordiscos a una serpiente venenosa en Brasil

Una asombrosa noticia ocurrida en el estado de Río Grande do Soul, en Brasil, ha recorrido el mundo durante las últimas horas.

Un niño de apenas un año y cinco meses de edad dio muerte a mordiscos a una serpiente venenosa correspondiente a la especie yarará o yararaca (Bothrops) y, contra todos los pronósticos, no sufrió ninguna consecuencia.

La situación se dio cuando el pequeño Lorenzo jugaba en un patio de cemento de su hogar, un sector donde sus cercanos aseguran que no es común ver este tipo de animal.

Tras darse cuenta de lo ocurrido, la madre del menor lo trasladó al hospital de Mostardas, donde los médicos constataron que estaba en perfectas condiciones.

Según declaró a la radio Gaúcha, la madre del niño, Jaine Ferreira, relató que encontró a su pequeño en el patio con la serpiente en la boca y el animal aún debatiéndose para intentar soltarse. La mujer agregó que el menor tenía sangre en la boca y en las manos y que, como si se tratase de uno de sus juguetes, no quería soltar al animal.

De hecho, tuvo que pedir ayuda a su marido para obligarlo a abrir la boca.

La progenitora aclaró más tarde que los médicos confirmaron que el mordisco fue cerca de la cabeza del animal, lo que impidió que la serpiente lo atacara.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here