Un comandante de la compañía Etihad Airways decidió abortar el despegue del avión y llevarlo de vuelta a la terminal tras ser avisado que dos de sus pasajeros necesitaban volver a casa para poder acompañar a un familiar gravemente enfermo. 

Al parecer, dos ancianos que viajaban en la aeronave vieron en su teléfono móvil una llamada perdida de uno de sus hijos. Tras no darle importancia, fueron a apagar los terminales como mandan las normas de seguridad, pero en ese momento recibieron un terrible mensaje que les comunicaba que su nieto se encontraba en terapia intensiva y que apenas le quedaban unas horas de vida. 

Tras informar a la tripulación de este luctuoso hecho, los tripulantes llamaron a cabina y se lo comunicaron a los pilotos, que no dudaron un segundo. A pesar de que el avión ya se encontraba en una calle secundaria del aeropuerto de Manchester a la espera de entrar en la pista de despegue, el comandante decidió regresar a la terminal. 

Allí, los ancianos pudieron desembarcar y recibieron las maletas que habían facturado. Tras salir del aeropuerto, se dirigieron a toda prisa al hospital en el que se encontraba su nieto. Junto a él pasaron sus últimas horas de vida. 

La noticia ha sido revelada gracias a Becky Stephenson, una agente de viajes de la localidad de Bradford que conoció los hechos porque los ancianos adquirieron los billetes a través de su empresa. La pareja se dirigía a Australia y el viaje incluía una parada técnica en Abu Dhabi. 

Si el pìloto no hubiera abortado el despegue, los dos no habrían tenido tiempo de llegar al hospital y despedirse de su familiar. Stephenson asegura que los dos ancianos, que han preferido mantener el anonimato, sienten una enorme gratitud con el comandante por haberles dejado decir adiós a su nieto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here