Una adolescente de 15 años que estudia en un colegio privado de Sídney (Australia) descubrió que había sido víctima de una violación cuando se encontraba inconsciente al verse en un vídeo que circulaba entre sus compañeros de clase. 

Según informa el Daily Mail, los hechos sucedieron en una fiesta a la que asistió la víctima y en la que perdió el conocimiento por motivos que se desconocen. Al parecer, otro de los asistentes aprovechó su estado para abusar de ella y no solo eso, también para grabar un vídeo en el que se le veía cometiendo los hechos. 

Días después del evento, los compañeros de clase de la joven empezaron a recibir en sus teléfonos móviles la grabación del ataque. Una de las que recibió el mensaje fue la propia víctima, que descubrió de esta forma haber sido violada. Los profesores del centro fueron los que acudieron a la Policía local ha denunciar lo ocurrido. 

El mismo medio asegura que al menos 50 personas han recibido la grabación. El supuesto autor de los hechos ha sido detenido y ahora se enfrenta a una denuncia por violación, abuso a menores y distribución de pornografía infantil. El alumno ha sido expulsado del colegio.