Viaje por la ruta de escape de ‘El Chapo’ Guzmán… hasta logró apagar la luz

El secretario de Gobernación de México, Miguel Ángel Osorio Chong y el máximo responsable de la seguridad nacional aseguró en un discurso que de acuerdo con los protocolos en derechos humanos, la celda número 20 de «El Chapo» contaba con cámara de vigilancia las 24 horas, monitoreada desde el interior del penal y desde el exterior por del Centro de Control de la Policía Federal.

Pero que, por razones de derechos humanos y respeto a su intimidad, la videovigilancia tenía dos puntos ciegos.

«Es decir, Guzmán Loera logró fugarse a partir de una estrategia que pudiera evadir todos los sistemas internos de seguridad diseñados conforme a los estándares internacionales, lo hizo mediante un túnel de alta tecnología», informó «El Universal» de México.

«”El Chapo” tuvo que haber contado con complicidad de personal o funcionarios del centro penitenciario de El Altiplano; de confirmarse,constituiría actos de corrupción, deslealtad y traición a los mexicanos, a la institución y a las fuerzas federales que arriesgaron su vida para capturarlo», dijo Osorio.

Además, señaló que «no habrá descanso para este delincuente, se trata de un criminal responsable de la comisión de múltiples homicidios, de la venta de millones de dosis de droga. Se trata de un enemigo de la sociedad que ha hecho un gran daño a México, y no habrá tregua en el esfuerzo para su reaprehensión», aseguró en una conferencia en la que estuvo acompañado de por la procuradora general de la República,Arely Gómez; el comisionado Nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido, y el subsecretario de Gobierno, Luis Enrique Miranda.

«Alta tecnología»

Osorio señaló que los colaboradores de «El Chapo» tenían los planos, por lo que pudieron hacer un agujero de 50 centímetros en unos de los dos puntos ciegos de la celda. El narco se quitó el brazalete que lo ubicaba en el interior del penal bajó por un túnel de «alta tecnología» de 19 metros de profundidad y después recorrió más de un kilómetro y medio para escapar del lugar. Durante todo el recorrido había focos que «El Chapo» fue apagando para dificultar su búsqueda, informa «Milenio».

Además, las autoridades han encontrado una motocicleta conectada a rieles en el túnel por el que escapó el narcotraficante.

Osorio ha descartado renunciar pese a que así lo ha pedido la oposición, «los momentos de crisis no son para renunciar», pero informó del cese del director del penal, Valentín Cárdenas Lerma; de la coordinadora Nacional de Centros Federales de Readaptación Social, Celina Oseguera, así como de Juan Ignacio Hernández, titular del Órgano Administrativo Desconcentrado, Prevención y Readaptación Social, quienes son investigados para saber si tuvieron alguna participación en la fuga.

LA RUTA

Al arribar al penal de Alta Seguridad de El Altiplano, la cárcel de donde escapó Joaquín El Chapo Guzmán, junto con el titular de la Secretaría de Gobernación y los senadores Omar Fayad, presidente de la Comisión de Seguridad Pública, e Ismael Hernández, de la Comisión Bicameral de Seguridad Nacional, fuimos recibidos por el comisionado Nacional de Seguridad Pública, el director del Cisen, otros funcionarios de esa secretaría y autoridades del penal de “máxima seguridad”.

Al ingresar a las instalaciones del penal y después de cumplir con la revisión individual obligatoria pasamos un primer filtro hacia el área administrativa, un segundo filtro al lado de la zona de visita íntima y posteriormente, por alrededor de 10 esclusas de seguridad [las esclusas son puertas programadas para abrirse una vez que ha sido cerrada la puerta anterior], llegamos a la zona de dormitorios.

base_image

Era la hora del “rancho”. El personal del centro penitenciario servía los alimentos a los internos que no permanecen segregados de la población penitenciaria, quienes con curiosidad seguían el paso del numeroso grupo que se dirigía a la zona especial de máxima seguridad que resguarda a internos de mayor peligrosidad.

Una vez ahí, recorrimos un pasillo que alberga una decena de celdas, todas de las mismas dimensiones, algunas con puertas de rejas, otras selladas con una lámina de acero con una pequeña mirilla para observar su interior. Al final del pasillo se encuentra la que fuera la destinada a Joaquín Guzmán Loera, ‘El Chapo’, el poderoso capo sinaloense.

La celda, no mayor a 10 metros cuadrados, cuenta con una cama individual, una pequeña mesa con un banquillo, todos de cemento, y dos pequeños compartimientos divididos por muros de baja altura, para salvaguardar de la vigilancia de una cámara de video que opera las 24 horas del día, la privacidad del interno en el servicio sanitario y la ducha.

Al ingresar a la celda ubicamos la cámara de vigilancia y sus puntos ciegos; y al lado de la puerta, en el piso donde se ubica la ducha, un hoyo cuadrado, casi perfecto, de aproximadamente 60 centímetros por lado, suficientes para dar cabida a una persona de la talla de ‘El Chapo’. Junto a este, el pedazo de concreto, de unos 12 centímetros de espesor, presumiblemente expulsado hacia el interior por un gato hidráulico.

Debajo del piso se encuentra un ducto para las instalaciones sanitarias [drenaje y agua] y debajo de estas un segundo corte del concreto de las mismas dimensiones que abre paso a un profundo tiro que conduce al túnel. Tras un amplio intercambio de opiniones que a los peritos y a la autoridad responsable de la procuración de justicia compete esclarecer, regresamos por el mismo derrotero para trasladarnos, a lo largo de 20 minutos, por caminos asfaltados y de terracería hasta la casa desde la cual se construyó el pasadizo.

Una vez en el lugar, hubo que esperar a personal de la Procuraduría General de la República para retirar los sellos de resguardo y abrir los candados.

infografia.jpg_1885834805

Al interior de una amplia nave, se encontró una boca de túnel, bien apuntalada, bajo la cual se halla un primer estanco de menos de tres metros de profundidad, donde se encuentra una potente planta de luz, un malacate eléctrico (una especie de polea), material de desecho, un par de camastros y otros enseres, así como un segundo tiro, de cerca de 9 metros de profundidad, donde inicia el paso irregular, bajo un suelo de tepetate, pocas filtraciones de agua con alturas que oscilan entre 1,30 y 1,80 metros de altura y una longitud de 1,5 kilómetros. A lo largo se instaló un par de rieles sobre los que se adaptó una motocicleta con dos pequeños carros de llantas férreas, con los que se extrajo el material producto de la excavación y, probablemente, se trasladó el hoy prófugo.

El espacio cuenta con instalaciones eléctricas, tubería PVC para inyectar aire, incluso tanques de oxígeno, dadas las condiciones de profundidad y distancia del túnel.

Una vez recorrido un importante segmento del pasadizo regresamos a la superficie, para conocer las demás instalaciones del lugar. Un terreno cercado con un muro de baja altura donde se presume se vertió parte del material de desecho y una casa en construcción que cuenta con una amplia estancia, tres recámaras, un baño, y una cocina con alimentos suficientes para un importante número de personas.

Realizada esta inspección ocular y compartir opiniones, se dio por terminada la visita.

Fuente: “El Universal”, GDA

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here