Oxígeno medicinal: ¿De dónde proviene, cómo se fabrica y por qué es vital?

El oxígeno medicinal se utiliza en los quirófanos y en las unidades de cuidados intensivos, así como en la atención domiciliaria de pacientes que lo requieran. Su uso, entonces, abarca todos los entornos sanitarios por lo que, hoy más que nunca, en medio de la pandemia por la COVID-19, se debe garantizar su acceso.

Es necesario saber que el nuevo coronavirus genera una lesión pulmonar, que ocasiona que el paciente requiera una gran cantidad de oxígeno. A mayor lesión pulmonar, el requerimiento de oxígeno, que normalmente es de 21%, termina siendo de 100% en los pacientes que no reciben ventilador mecánico, es por ello que uno de los síntomas de este virus es la insuficiencia respiratoria.

El consejero médico de RPP Noticias, doctor Elmer Huerta, afirma que este virus produce un serio daño a los pulmones: “La COVID-19 es una enfermedad que cuando se complica generalmente lo hace en los pulmones y llega a producir tanto daño que las personas necesitan oxígeno para vivir, y el oxígeno lo necesita en alta presión y en cantidades grandes, el oxígeno representa la diferencia entre la vida y la muerte para un paciente que se recupera de COVID-19”, explica.

Este oxígeno, de acuerdo con el médico intensivista Jesús Valverde, es el que es suministrado a los ventiladores mecánicos, máquinas que poseen una turbina interna que genera un flujo de aire a presión introducido en la vía aérea mediante un tubo y una mascarilla. El mecanismo por el cual funciona consiste en introducir y sacar aire de los pulmones a cierta frecuencia respiratoria y en cantidades previamente determinadas, con el objetivo de llevar oxígeno a las células, asistiendo o sustituyendo la respiración habitual del paciente.