Peligrosa enfermedad cutánea se desarrolla por larvas en heces de perros y gatos