Perdieron todo menos la FE