Pobladores reparan calles con su propio dinero