Por un escándalo de corrupción, renuncia el presidente de Sudáfrica

396

El presidente sudafricano, Jacob Zuma, anunció su dimisión inmediata este miércoles, después de que su partido, el Congreso Nacional Africano (CNA) lo amenazara con destituirlo con una moción de censura, prevista para este mismo jueves.

Zuma, debilitado por un escándalo de desvío de fondos públicos, anunció en un discurso televisado a la nación que había llegado “a la decisión de dimitir como presidente de la República a efectos inmediatos”, aunque volvió a rechazar las acusaciones en su contra.

Pocas horas antes, el mandatario se había negado a dejar su puesto y había declarado que no veía “ninguna razón” para dimitir voluntariamente.

“Lo veo muy injusto, muy injusto para mí”, había dicho temprano durante una entrevista exclusiva con el canal público SABC.

“Estoy en desacuerdo (…). Esto se ha hecho en una manera en la que estoy siendo victimizado”, agregó.

En la entrevista, de casi una hora, Zuma expuso su punto de vista sobre la crisis política y las negociaciones secretas que se estuvieron llevando a cabo en el seno del partido en las últimas semanas.

Zuma hizo especial hincapié en que no entiende la rapidez del proceso, precipitado después de que el vicepresidente del gobierno, Cyril Ramaphosa, asumiera el liderazgo del partido en diciembre, en una votación muy ajustada.

A su entender, el papel de Ramaphosa debería haber sido prepararse para las elecciones de 2019, año en el que él concluiría su segundo y último mandato permitido, y entonces cuando fuese electo se daría el traspaso de poderes y no antes.

“Esto se ha hecho siempre y nunca ha habido problema”, argumentó.

El debate sobre la salida adelantada del presidente, con mandato hasta 2019, viene detonada por su mala imagen y por los graves escándalos de corrupción que lo rodean.

Este martes el secretario general del partido, Ace Magashule, anunció ante la prensa que la cúpula del CNA pidió formalmente a Zuma que renunciara a su cargo tras semanas de maniobras políticas y negociaciones a puerta cerrada.

Dado que no hubo un posicionamiento del presidente, el bloque emitió este miércoles un ultimátum bajo la amenaza de cerrar la cuestión con una moción de censura parlamentaria este mismo jueves.

“No podemos mantener a Sudáfrica esperando más, la decisión debe ser implementada y ahora debemos proceder con el proceso parlamentario”, argumentó el tesorero general del CNA, Paul Mashatile, en una comparecencia de prensa tras reunirse con los miembros del grupo parlamentario del partido.