Posibilidad que lideres religiosos participen en política genera polémica