Predomina en Honduras una cultura de violencia