Reformas electorales debe ser prioridad su aprobación