Reformas electorales son prioridad para evitar fraudes