Renacer se ha convertido en centro de fuga de menores