Repatriados los cuerpos del migrante salvadoreño y su hija que murieron ahogados en el río Bravo

Los cuerpos del joven padre y la niña que la semana pasada murieron ahogados intentando cruzar el río Grande hacia EE.UU. fueron repatriados a El Salvador para ser enterrados en una ceremonia privada en la capital del país.

El 23 de junio, Óscar Alberto Martínez Ramírez, de 25 años, y su hija Valeria, de un año y 11 meses, murieron ahogados tras ser arrastrados por la corriente del río entre Matamoros (México) y Brownsville (EE.UU.). La fotografía del padre y la bebé abrazados boca abajo en el agua detonó una oleada de indignación ante la tragedia del fenómeno migratorio.

Tania Vannesa Ávalos, esposa de Óscar y madre de la niña, relató cómo su marido cruzó el río con Valeria y, tras dejarla en la orilla, quiso volver por la mujer. Sin embargo, de repente se dio cuenta de que la pequeña, al ver que él se alejaba, se arrojó al agua.

Óscar se lanzó tras Valeria y logró sujetarla, pero ambos fueron arrastrados por la fuerte corriente y murieron ahogados en el río Bravo. A Tania le tocó presenciar el momento en que su esposo y su hija desaparecían en las aguas.

https://www.youtube.com/watch?v=RLJZV3rEIeQ

El año pasado se registraron un total de 283 muertes de migrantes a lo largo de la frontera entre EE.UU. y México, según la agencia AP. El número oficial de muertos en lo que va de año aún no se ha revelado. No obstante, se informa de que casi 500.000 inmigrantes han sido detenidos en la frontera desde el inicio de 2019.