Rusia arranca los ejercicios militares para poner a prueba su tríada nuclear

Los militares rusos han iniciado este martes los ejercicios Grom 2019 (‘Trueno’), durante los cuales tienen previsto lanzar un total de 16 misiles balísticos y de crucero. Un comunicado del Ministerio de Defensa de Rusia detalla que los misiles balísticos intercontinentales Yars y Sinevá figuran entre los modelos a probar.

El objetivo de las maniobras es comprobar el grado de preparación de los cuerpos de mando y mejorar las capacidades de organización del personal superior y operativo.

El jefe en funciones de la Dirección principal de cooperación internacional del ministerio, Yevgueni Ilyín, explicó la naturaleza del simulacro. Este reproduce un «potencial conflicto a lo largo de las fronteras» que conlleva «una escalada de tensiones que implica una amenaza a la soberanía y la integridad territorial del Estado», momento en el que los militares actúan, según recoge sus palabras la agencia Interfax.

Cerca de 12.000 efectivos participarán en los ejercicios, que incluirán 213 lanzaderas estratégicas, cerca de 105 aviones y helicópteros (incluidos 5 bombarderos estratégicos), 15 buques y 5 submarinos y otras 310 unidades del equipo bélico. Las autoridades militares tienen programado poner a prueba todos los componentes de la tríada nuclear de Rusia.

Las maniobras, en las que tomará parte la Flota del Norte, tendrán lugar en varios aeródromos, en polígonos de todos los distritos militares del país y en polígonos navales en los mares de Barents, Báltico, Negro, Caspio y de Ojotsk. Los militares desarrollarán estos entrenamientos hasta el 17 de octubre próximo.

El ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú, dijo en marzo pasado que el nivel del equipamiento con armas modernas de las Fuerzas Armadas del país había aumentado en los seis años anteriores en 3,8 veces, pasando del 16 % al 61,5 %. En particular, en las tropas estratégicas nucleares este índice alcanzó el 82 %.