Rusia rechaza las acusaciones contra Putin por el caso Navalni

- Publicidad -spot_img

El Kremlin niega que de momento se pueda dar por sentado que su principal opositor, Alexéi Navalni, fuera envenenado intencionadamente. Y niega con más contundencia las acusaciones que implican al presidente ruso, Vladímir Putin, en ese presunto ataque. Su portavoz, Dimitri Peskov, aseguró ayer que tales afirmaciones no son ni verdaderas ni serias, solo “ruido vacío”. Y mientras negaba que haya suficientes indicios para abrir una causa criminal, el entorno del opositor mostraba sus dudas de que el crimen se llegue a investigar hasta el final.

Navalni, de 44 años, se encuentra desde el sábado en la clínica Charité, de Berlín, a donde fue trasladado desde el hospital de Omsk (Siberia), donde ingresó el pasado día 20 tras perder el conocimiento de forma inesperada.

Los médicos que le tratan en la capital alemana anunciaron el lunes en un comunicado que las pruebas realizadas, validadas por varios laboratorios independiente, “indican intoxicación por una sustancia del grupo de los inhibidores de la colinesterasa”. Pero aún se desconoce la sustancia concreta que pudiera haberlo ocasionado.

Los inhibidores de la colinesterasa son sustancias que reducen la actividad de la enzima acetilcolinesterasa, que juega un papel importante en el funcionamiento del sistema nervioso. La enzima usada contra Navalni puede ser utilizada, en dosis bajas, para tratar el alzheimer. Pero en función de la dosis, puede ser muy peligrosa. Entre estos inhibidores se encuentran venenos naturales, insecticidas y agentes de guerra química, del tipo Novichok, que en el 2018 casi mata al exespía ruso Serguéi Skripal y a su hija en el Reino Unido.

Después de un viaje de trabajo por Siberia, Navalni y varios de sus colaboradores regresaban a Moscú en avión desde Tomsk. Ya en el aire, se sintió indispuesto y perdió el conocimiento. Los pilotos realizaron un aterrizaje de emergencia en la ciudad de Omsk, donde fue hospitalizado de urgencia. Para sus colaboradores, la única explicación de lo ocurrido es que fuera envenenado, y apuntan que alguien habría aprovechado para introducir alguna sustancia en el té, la única sustancia que ingirió esa mañana, en una cafetería del aeropuerto de Tomsk.

Los partidarios del activista anticorrupción, convertido en los últimos años en la voz más crítica contra la Rusia de Putin, culpan del envenenamiento al Kremlin y directamente al presidente ruso. Según Peskov, estas no son más que declaraciones frívolas, falsas y “más bien ruido vacío, por lo que no podemos tomárnoslas en serio”.

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img

Boletín Informativo

Suscríbase para recibir nuestro contenido más reciente.

    No le enviaremos spam. Puede darse de baja en cualquier momento.

    Ultima Hora

    ACTUALIDAD

    - Publicidad -spot_img