Científicos logran hacer crecer orejas en cinco niños a partir de sus propias células

5

Un grupo de científicos chinos logró una verdadera hazaña, al conseguir que a cinco niños con orejas deformes les crecieran otras sanas. El procedimiento introdujo variantes en una técnica ya conocida en la década de 1990 –la del famoso Vacanti mouse–, que consistió entonces en hacer crecer una oreja humana en la espalda de un ratón.

El nuevo avance en la medicina se consiguió al utilizar las propias células de los niños para que se formaran sus orejas. El estudio fue dado a conocer en la revista EBioMedicine.

Hasta ahora, los únicos tratamientos estéticos disponibles para ese fin consistían en injertar una oreja sintética –que puede ser rechazada por el cuerpo–, o en una oreja esculpida toscamente por un cirujano a partir de cartílagos, que a menudo no se ve natural.

Los investigadores crearon una réplica impresa en 3D de lo que sería el pabellón auricular normal de cada niño, que obtuvieron con una tomografía computarizada, pero con las dimensiones invertidas.

La réplica se utilizó para crear un molde con muchos pequeños agujeros y hecho de material biodegradable. Se rellenó con células de cartílago extraídas de la oreja deformada de los niños, que fueron cultivadas en laboratorio.