Cuáles son los principales riesgos que provoca el consumo de marihuana

371

La marihuana continúa siendo ilegal en los EEUU, pero su prohibición a nivel federal no ha logrado detener el crecimiento de una industria que, en 2017, representó ventas de 9 mil millones de dólares. Cifra que se espera que se dispare luego de que California aprobara la venta para su uso recreativo, el pasado mes de enero.

Al momento son nueve los estados norteamericanos, además del Distrito de Columbia, los que permiten el consumo de cannabis para su uso recreacional, mientras que 30 permiten su uso medicinal.

Expertos estiman que en 2018 las ventas de marihuana legal treparán hasta los 11 mil millones de dólares, pero en el medio del entusiasmo por parte de sus defensores la gran pregunta continúa siendo, ¿qué hay con los riesgos a la salud que representa su consumo?

Según un estudio elaborado por la Academia Nacional de Ciencias, Medicina e Ingeniería de los EEUU, titulado “Los efectos del Cannabis y los Cannabinoides sobre la Salud”, los potenciales riesgos son varios y resulta muy importante tenerlos presentes.

En lo que hace a la memoria y a la concentración, uno de los planteos más recurrentes que se hacen sobre el consumo de marihuana es que esta puede alterar las capacidades normales del usuario por hasta 24 horas luego de su uso. El estudio destaca que existe poca evidencia que demuestre que esto se pueda trasladar a efectos a largo plazo en lo que hace al rendimiento académico, laboral, los niveles de ingreso o funcionamiento social. En definitiva, la investigación señala que, una vez que los efectos de la hierba pasaron, no persisten en el organismo.

La salud mental es otra de las grandes preocupaciones. Un artículo del periódico The New York Times destaca que el más reciente meta análisis hecho sobre la materia reveló que existe una “conexión significativa entre el uso intensivo de marihuana y la psicosis”, específicamente la esquizofrenia.

Otro estudio sistemático indicó que existe un significativo nexo entre el uso de marihuana y el desarrollo de trastorno bipolar. Aquellos que la consumen en grandes cantidades también podrían ser más propensos a desarrollar pensamientos de tipo suicida.