Es conveniente que las personas con diabetes incluyan en su dieta aquellas frutas que les ayuden a evitar los picos de glucosa y a mantener los niveles estables.

La diabetes es una enfermedad crónica que se caracteriza por el aumento de los niveles de azúcar en la sangre. Este incremento puede deberse a una resistencia a la insulina o a que el cuerpo no produce la cantidad necesaria de esta sustancia.

Hace parte de las patologías conocidas como “asesino silencioso”,  no solo porque carece de síntomas contundentes sino porque, a largo plazo, interviene en el funcionamiento de otros órganos vitales.

De hecho, su presencia incrementa el riesgo de daños cardiovasculares y neurológicos, lo cual reduce considerablemente la calidad de vida.

Por suerte, hay muchos métodos que ayudan a mantenerla bajo control antes de que derive trastornos de salud más difíciles de tratar.

Por ejemplo, a través de la alimentación se pueden ingerir algunos nutrientes esenciales que nos ayuden.

Estos, tras ser absorbidos, participan en la regulación de la glucosa mediante el estímulo de los procesos que se encargan de metabolizarla.

Si bien durante muchos años se pensó que las frutas eran una mala alternativa por su contenido de azúcares naturales, hoy se sabe que son más los beneficios que brindan.

Teniendo en cuenta que muchos están lidiando con este problema, a continuación queremos destacar las 7 mejores.

1. Pomelo

Pomelo toronja

El pomelo es una fruta baja en calorías que se destaca por su significativo aporte de fibra soluble y vitamina C.

Estos nutrientes, sumados a sus minerales esenciales, aumentan la sensibilidad del cuerpo a la insulina y, por ende, son beneficiosos para el control del azúcar en la sangre.

Su contenido de un flavonoide llamado naringenina contribuye a mejorar los procesos metabólicos, por lo que previene la diabetes tipo 2 y el sobrepeso.

2. Fresas

Famosas por su exquisito sabor, las fresas son una fuente natural de compuestos antioxidantes y fibra dietética, ambos necesarios para el control de los picos de azúcar altos.

Con un índice glucémico bajo y muy pocos hidratos de carbono, estas frutillas son una buena opción para el control de la diabetes.

Su alta concentración de vitaminas y minerales esenciales le brinda un impulso de energía al cuerpo, mejorando su rendimiento físico y mental.

3. Guayaba

Guayaba

Conocida por su alto contenido de vitamina C y potasio, la guayaba es una de las mejores frutas para los pacientes con diabetes.

Contiene fibra soluble y licopeno que, al ser sintetizados, promueven el control de la glucosa en la sangre.

El té de hojas de guayaba es idóneo para los pacientes con riesgo de diabetes y, de hecho, ejerce interesantes efectos en quienes ya han sido diagnosticados.

4. Cerezas

Las cerezas tienen un índice glucémico bastante bajo y, dado que aportan fibra, son un buen complemento para el control de la diabetes.

Su alto contenido de antocianinas, unas sustancias antioxidantes, promueve la producción de insulina para una óptima utilización de los azúcares.

Estas sustancias mejoran el metabolismo y disminuyen el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

5. Manzanas

 

Ideales para incorporar en la alimentación diaria, las manzanas son una fruta de bajo contenido calórico que puede beneficiar a los pacientes con esta condición.

Tienen grandes cantidades de fibra soluble, vitamina C y minerales esenciales que ayudan a mejorar los procesos que se encargan de transformar los azúcares en energía.

También aporta pectina, un tipo de fibra natural que favorece la desintoxicación del cuerpo a la vez que reduce las necesidades de insulina en los diabéticos.

6. Kiwi

Deliciosos y exóticos, los kiwis tienen propiedades muy beneficiosas para la regulación de la glucosa en la sangre.

Aportan grandes cantidades de vitaminas A, C y E, reconocidos antioxidantes que minimizan la acción negativa de los radicales libres en el cuerpo.

Contienen flavonoides y altas cantidades de beta-caroteno, ambos necesarios para proteger las células frente al deterioro del envejecimiento.

Su significativo aporte de fibra y su bajo contenido de hidratos de carbono controlan la glucosa y, a su vez, disminuyen el colesterol.

7. Peras

peras

Las personas diabéticas pueden encontrar una gran aliada para la salud en la deliciosa pera.

Este alimento, rico en vitaminas y fibra, optimiza los niveles de insulina para un correcto uso de los azúcares como fuente de energía del cuerpo.

Aporta vitaminas A, C y del complejo B, las cuales se han asociado con la disminución del riesgo de diabetes y el fortalecimiento del sistema inmunitario.

Su fibra dietética y pocas calorías contribuyen a mejorar la digestión, favoreciendo el equilibrio de la glucosa.

Añadir todas estas frutas en la dieta regular es una forma muy simple de prevenir y combatir los efectos negativos de la diabetes.

Elige tus favoritas y consúmelas crudas para disfrutar el 100% de sus propiedades.

Fuente: mejorconsalud.com