La anemia reduce las opciones de vida después de un ACV

57

Un estudio sugiere que algunos adultos mayores con anemia evolucionarían peor después de un accidente cerebrovascular (ACV), aunque aún se desconocen la causa y el tratamiento adecuado.

En casi 30.000 pacientes con un ACV, los autores detectaron que la anemia duplicaba el riesgo de morir en el primer año después de un ACV isquémico, que es el infarto cerebral más común, y lo elevaba un 50 por ciento si el ACV era hemorrágico.

“La anemia altera la capacidad de la sangre de transportar oxígeno al resto de los tejidos”, explicó el autor principal, doctor Phyo Myint, de la Universidad de Aberdeen, Escocia.

“Podríamos reducir el alto riesgo de mortalidad después de  un ACV si detectamos y tratamos la anemia adecuadamente en esos pacientes”.

Su equipo analizó información de 8000 adultos mayores internados por un ACV en centros de Reino Unido en el período 2003-2015. Tenían alrededor de 77 años al quedar internados; uno de cada cuatro estaba anémico.

Al año, la sobrevida de los pacientes con anemia al momento de la internación disminuyó tanto con ambos tipos de ACV, según publica el equipo en Journal of the American Heart Association.

Además, el aumento de la hemoglobina también estuvo asociado con más complicaciones y una disminución de la sobrevida, en especial durante los primeros meses posteriores al infarto cerebral.

Luego, los autores analizaron los resultados de 20 estudios publicados sobre una muestra de pacientes de varios países. Con los datos de Reino Unido, el análisis incluyó a casi 30.000 pacientes.

Los resultados revelaron más evidencia de la relación entre la anemia y la disminución de la sobrevida después de un ACV.

Los valores de hemoglobina inusualmente altos y bajos estuvieron asociados con más complicaciones.