La lactancia protege a las mujeres frente al cáncer de mama

10

Las mujeres diagnosticadas de un cáncer de mama que previamente habían amamantado a sus hijos podría estar protegidas ante la recurrencia de la enfermedad. Según un estudio del Kaiser Permanente (Estados Unidos), estas mujeres podría tener un 30% menos de riesgo global de enfermedad recurrente. El efecto protector de la lactancia materna, señala el estudio que se publica “Journal of the National Cancer Institute” y que ha analizado a 1.636 mujeres con cáncer de mama, fue más pronunciado en determinados cánceres, incluyendo el más comúnmente diagnosticado de todos los cánceres de mama. “Este es el primer estudio que examinado el papel del historia de lactancia materna en la recurrencia del cáncer, y en función del subtipo de tumor”, señala Marilyn Kwan, autora principal del estudio.

No es éste el primer estudio que relaciona la lactancia con beneficios para la madre. Un trabajo publicado en “Rheumatology” asociaba esta práctica con un menor riesgo de que las mujeres desarrollen artritis reumatoide. La investigación, en la que participaron 7.000 mujeres chinas, demostró que las madres que habían dado el pecho a sus hijos tenían la mitad de posibilidades de sufrir artritis reumatoide que aquellas que nunca lo habían hecho.

Los resultados de este nuevo trabajo mostraron que los beneficios de la lactancia materna eran más frecuentes en las mujeres que fueron diagnosticadas con el subtipo de cáncer de mama luminal A, pero no se observaron asociaciones en otras mujeres con otros subtipos. Este tipo de tumores son los más comunes de todos los cánceres de mama y son menos propensos a metastatizar, son tratables con terapia hormonal, como el tamoxifeno y los inhibidores de la aromatasa, y generalmente obtienen mejores resultados.

Mortalidad

El estudio, además de la disminución del riesgo de recurrencia del cáncer de mama, las mujeres que amamantaron también tenían un 28% menos probabilidades de fallecer a causa de la enfermedad.

Los autores de la investigación apuntan una serie de posibles explicaciones de por qué la lactancia materna podría estar asociada con un mejor pronóstico una vez que una mujer es diagnosticada con cáncer de mama. En primer lugar, explican en el artículo, “las mujeres que amamantan tienen más probabilidades, si son diagnosticadas de un cáncer de mama de tener el subtipo luminal A , que es menos agresivo, y la lactancia pueden configurar un entorno molecular que hace que el tumor sea más sensible a la terapia antiestrogénica”, explica Kwan.