Los mejores y peores alimentos para antes de dormir

239

Un bocado de trasnoche o un último trago antes de meterse en la cama parecen buenas ideas hasta que el cuerpo acusa recibo de los químicos recibidos y reacciona acorde a eso, a veces en detrimento de la capacidad de conciliar sueño.

Por eso, para evitar problemas, la británica Sammy Margo, autora del libro “La guía para el buen dormir”, seleccionó cinco alimentos que ayudan a dormir y otros tantos que son enemigos letales de la almohada, y aliados del insomnio.

ALIMENTOS QUE AYUDAN 

Miel

Una cucharadita posee suficiente glucosa para que el cuerpo anule las orexinas, o hipocreatinas, responsables de estimular la vigilia y el apetito.

Almendras

Su combinación de magnesio y triptófano contribuye a disminuir la tensión muscular y los nervios, y a normalizar el ritmo cardíaco.

Avena

Una porción de este cereal dispara la producción de insulina y de melatonina y da sensación de saciedad.

Banana

Contiene magnesio, que relaja los músculos, y ayuda a producir melatonina y serotonina, que contribuyen a conciliar el sueño.

Pavo

La carne de pavo contiene un alto grado del aminoácido Triptófano, que induce el sueño.

ALIMENTOS QUE NO SE RECOMIENDAN

los alimentos “pesados”, grasosos, fritos o llenos de azúcar, pueden alterar el cuerpo igual que un café doble o una medida de whisky, así que todo apunta al viejo refrán de desayunar como rey, almorzar como príncipe y cenar como mendigo.

Café

El efecto estimulante de la cafeína se siente en el cuerpo hasta 10 horas después de la última taza, así que es poco recomendable.

Grasas

El helado, las frituras y las hamburguesas dejan el corazón contento y el estómago ocupado en una digestión trabajosa que puede producir acidez.

Quesos

Los quesos duros tienen un alto contenido de tiramina, que pone en alerta al cuerpo y puede causar dolor de cabeza.

Alcohol

Una copa puede ayudar a relajar al terminar el día pero evita que el cerebro entre en las etapas más profundas del sueño para un mejor descanso.

Picantes

Los condimentos picantes pueden provocar indigestión o afectar la temperatura de la sangre, como en el caso de la capsaicina del chile.