Nueve síntomas de cáncer de seno, que no son bultos

186

Cuando piensas en cáncer de seno, quizás el primer síntoma que se te venga a la mente sean los bultos. No estás tan equivocada: son el signo más común de la enfermedad, según la Sociedad Americana contra el Cáncer (ACS).

Pero alrededor de 1 de cada 6 mujeres diagnosticadas con este tipo de cáncer consultaron a su médico por otro síntoma. Descubre a qué señales prestar atención, según informan la organización Susan G. Komen y ACS.

Presta atención a los cambios en el pecho o el pezón

1. Cambios en su tamaño o forma.

2. Irritaciones de la piel u hoyuelos.

3. Un dolor nuevo en el seno o en el pezón, que no desaparece.

4. Cambios en el pezón (por ejemplo, que se retraiga).

5. Enrojecimiento, engrosamiento o descamación del pezón o de la piel de los senos.

6. Piel que luzca gruesa y “picada” o desigual.

7. Secreciones, excepto que se trate de leche materna. Presta atención especialmente si el goteo se produce sin presionar el pezón, si ocurre de un solo seno, o si es sanguinolento o transparente (no lechoso).

8. Hinchazón, calor o sensibilidad en los senos.

9. Nódulos linfáticos inflamados debajo del brazo. A veces, el cáncer de seno se expande hacia los nódulos debajo del brazo y los inflama, incluso antes de que el tumor original sea lo suficientemente grande como para ser palpado.

En cuanto a los bultos…

Suelen ser masas duras, con bordes irregulares y que no causan dolor, explica ACS. Pero no te confíes: también hay tumores redondeados, blandos y dolorosos. Por esto, es muy importante que acudas a un médico experto al detectarte un bulto o al experimentar cualquiera de los síntomas antes mencionados.